Hoy es noticia: el zapatazo de un dizque periodista

El zapatazo

Por Luis M. Alonso (18 de Diciembre, 2008)

El auténtico zapatazo no es el que le ha lanzado a Bush un dizque periodista aspirante a la notoriedad o a un contrato con la CNN. El zapatazo verdadero lo está lanzando el propio presidente de Estados Unidos al sentido común por agotar el margen de resistencia con los tipos, inundando el mercado de dinero gratis. El panorama que le espera a Barack Obama -supongo que la arriesgada medida la habrán tomado con el visto bueno del presidente electo- es espeluznante.

He leído que en una situación financiera tan grave lo que menos importa es la inflación, pero a mí, que de esto sé poco, no me cuadran los números. La espantosa crisis sobreviene, según parece, porque en el mercado había más dinero del que debería haber; porque ese dinero casi regalado lo ponían «generosamente» en las manos de los ciudadanos y por ello los ciudadanos gastaban más de lo que realmente podían gastar. Sin embargo, lo que se está haciendo ahora para corregir los errores es prácticamente lo mismo, incluso abaratar el dólar hasta despojarlo de valor, con el fin de alejar el fantasma de la depresión. De la misma manera que Rodríguez Zapatero está dispuesto a reventar la caja común para aliviar eventual y socorridamente la amenaza del paro.

El gran problema de esta recesión es que no sabemos qué hacer con ella. Y es probable que a estas alturas lo único posible sea sentarse a resguardo a aguantar el chaparrón, sin cometer demasiadas estupideces, hasta que amaine. Lo que se está haciendo en favor de la recuperación del crédito y la confianza no es seguro que vaya a rendir frutos de manera inmediata. Los vientos de la estafa, el calimocho financiero encubierto que ahora aflora no contribuyen, desde luego, a despejar el paisaje.

En España, además, las ratas abandonan el barco. Solbes dice que a ciertas edades hay que plantearse otras cosas que hacer en la vida. Este hombre cansado, que en la última y negra etapa del felipismo económico se ahorcaba involuntariamente con el nudo de su corbata, quiere desentenderse del presente invocando el futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: