Me había propuesto …

La verdad, me había propuesto realizar una actualización de mi Blog todos los días o cuanto menos todas las semanas. Este propósito puede ser que haya quedado en el vacío, pero no, estoy interesado en realizar una página diaria para estar actualizado.
Hoy puedo decir que lo que mas me ha impactado ha sido el fallo del Tribunal constitucional de mi país sobre una asignatura que hace tiempo ha creado un debate en la población , especialmente entre personas que en otros tiempos contaron con un privilegio y que ahora no disfrutan del mismo. Me refiero a la asignatura de Educacion para la ciudadanía que el gobierno actualmente en el poder se empeña en querer colocar como una asignatura que “desbanque y desvirtúe” la religion en nuestros niños y nuestros jóvenes. Hay que decir que honor a la verdad que las personas inquietas en evitar que un gobierno haga gala de imponer la ideología a una sociedad, se empeñan día a día en contrarrestar esa influencia en un ambito del que ellos se ven por otro lado desbancados.
Hoy nos hemos levantado con el fallo del Tribunal Constitucional, en el que se establece que la Asignatura de Educacion para la ciudadanía tiene que ser impartida sin que haya la posibilidad de realizar objecion de conciencia contra la misma. Esta objecion de conciencia que ha sido en otro tiempo la unica arma que tenían quienes no querían aceptar la Ideologízacion por parte de un partido político especificamente ahora en el poder.
Esto es algo triste en un estado que se llama de derecho, donde el derecho a objetar parece por tanto ser vetado por un poder que si no fuera por lo que representa y por el respeto que se merece , habría que considerar “mercenario” de un poder político que quiere imponer la ideología dominante.
Hoy por tanto me siento un poco triste. La verdad.

Unido a esta noticia podemos decir que otras noticias han carecido de importancia. Todos los días hay algo que quiero tambien señalar como positivo. Me refiero a la vida de comunidad que siempre depara para mi multitud de momentos enriquecedores. Uno de ellos ha sido cómo una persona que se encuentra en la comunidad ha sido generoso ofreciendo su tiempo, su servicio par atender la portería habiendo tenido yo una dificultad porque coincidía con la catequesis y tenía reunion de los padres.
Ha sido maravilloso porque esta persona podría haberse negado o simplemente decir que no estaba dispuesto a realizar este cometido dado que su salud tampoco es para tirar cohetes. Pero es admirable que lo hiciera. Ha sido un detallazo. Digno de elogio.

Anuncios

Meditacion del padre General para Febrero

Mensaje del Padre General para 17 de febrero

“Pues así me ha hablado el Señor:
Anda coloca un centinela para que comunique lo que vea.” (Is. 21.6)

Este 17 de febrero, los Misioneros Oblatos de María Inmaculada celebramos el 183º aniversario y justo comenzamos a prepararnos para nuestro 35º Capítulo general. ¿Sería un buen momento para poner a un centinela, quien nos diga lo que la historia trae consigo actualmente? O deberíamos quizá tomar este papel nosotros mismos. “El vigilante exclama: En lo alto de la torre, mi Señor, estoy de pie todo el día… permanezco alerta toda la noche.” (Is.21, 8)

Para ilustrar esta víspera, les plantearía dos cuestiones relativas a la vida religiosa en la Iglesia y por lo tanto, también en casa. ¿Cuál es la situación de la vida religiosa actual? ¿Y, cómo se la debe abordar en el futuro? Buscar respuestas a estas dos cuestiones podría ser una etapa en nuestro itinerario hacia el Capítulo de 2010.

1) La situación de la vida religiosa en la Iglesia de hoy. Los Oblatos, somos una de las numerosas Congregaciones fundadas inmediatamente después de la Revolución francesa, así como también otros Institutos de vida consagrada, fundados antes o después de nosotros. Mientras que la mayoría de estas fundaciones desapareció durante la historia, unas cuatrocientas órdenes masculinas y mil trescientas femeninas siguen existiendo hoy, no contando sino las de derecho pontificio. Hay alrededor de un millón de religiosos/religiosas en la Iglesia. Cuando el Dicasterio romano para la vida consagrada y las Sociedades de vida apostólica ha celebrado los cien años, en noviembre pasado, el historiador Andrea Riccardi, fundador de la comunidad laica de Sant’ Egidio,[1] dio una conferencia sobre el pasado y el futuro de la vida religiosa. Escuchar a alguien del exterior que nos hablaba fue totalmente luminoso.

Riccardi, en primer lugar, describió el tiempo del florecimiento extraordinario de la vida religiosa, que ha durado ciento cincuenta años aproximadamente, y que culmina en los años sesenta. La imagen pública de la Iglesia Católica, como se presenta hoy, fue labrada en gran parte por los religiosos; es incluso verdadero decir que la Iglesia, en su extensión mundial actual, está de sobra endeudada con las congregaciones religiosas misioneras. Riccardi observaba que, cuando algunos Gobiernos hostiles querían limitar la influencia de la Iglesia, a menudo han comenzado por ir contra los religiosos.

Prosiguió, tomando nota de la disminución numérica debida a la crisis que ya comenzó en tiempos de Pío XII. En cuanto al futuro, veía que en Occidente la disminución continuaría, mientras que en otras partes hay un progreso. Pero incluso en Occidente, la vida religiosa no desaparecerá. Riccardi destacaba que no deberíamos decir que no habrá futuro, no solo para los movimientos eclesiales, o aun para el laicado; son que la vida religiosa deberá siempre cumplir su misión.

Nuestro orador terminaba su conferencia reafirmando sus convicciones que, para los religiosos, la oportunidad se encuentra del lado profético; eso supone tener una posición crítica ante las culturas, en medio de las cuales vivimos e indicar maneras alternativas de vivir. Tenía en cuenta también que los religiosos, con su experiencia internacional, se encuentran favorecidos actualmente ahí donde, para mejor o peor, la globalización y la interdependencia se refuerzan cada día.

2.) Encuentro que este análisis describe muy bien el momento presente de la vida religiosa y también lo que los Oblatos vivimos mientras que nos preparamos a celebrar este 17 de febrero de 2009. Pasemos ahora a la segunda pregunta que mencionábamos: ¿cómo debemos entrar en el futuro?

El tema de trabajo del futuro Capítulo es la conversión. A mi modo de ver, sería falso interpretar este tema como si, a partir de ahora deberíamos volvernos hacia lo interior, intentando ignorar en la medida de lo posible el contexto descrito mas arriba. ¡Creo que eso sería un gran error! Según el Evangelio de Marcos, Jesús comienza su Ministerio por un llamado a la conversión; literalmente un cambio de mentalidad (“metanoia” en griego); y la llamamiento a la fe, pero esta llamada está vinculada a una interpretación del momento histórico (“kairos”) lo que le lleva a decir: ¡El Reino de Dios está muy cercano! El texto citado dice: “Ha llegado el tiempo. El Reino de Dios esta cerca. Conviértanse y crean en el Evangelio.” (Mc 1:15)[2]

Si seguimos el Evangelio, es bastante claro que nuestra conversión recibirá su fuerza de una lectura adecuada de las señales de los tiempos. Basta con observar el Prólogo de nuestras Constituciones para concluir que el Papa León XII aprobó la Congregación de San Eugenio, el 17 de febrero de 1826, porque ofrecía una lectura encendida de las señales de los tiempos, en un momento en que la Iglesia y la sociedad atravesaban por una crisis. Los primeros Oblatos eran personas que habían pasado por una conversión vinculada a una verdadera comprensión de este momento histórico y turbulento.

Desde entonces, la historia ha avanzado. Año tras año. La lentitud de su paso, corre el riesgo de ocultarnos los cambios; el peligro es adormecernos y levantarnos atrasados. Sin embargo, hoy debería ser fácil ver que vivimos un momento de gran transición. ¡Afinemos pues nuestra mirada! “Pues así me ha hablado el Señor: Anda coloca un centinela para que comunique lo que vea.” (Is 21:6) La nueva visión no se encontrará, ni jugando con la seguridad, ni haciendo siempre las mismas cosas antiguas, ni en innovaciones que signifiquen renunciar a nuestra identidad; la nueva visión se encontrará en la lectura clara de nuestro presente viviendo al mismo tiempo la conversión que de él se deriva. El presente era patente en tiempo de Isaías, la caída de Babilonia (Is 21:9: “Cayó, cayó Babilonia y todas las estatuas de sus dioses están en el suelo, rotas.”). En el tiempo de los Evangelios, el presente era la proximidad del Reino de Dios. ¿Qué nombre daremos a la era actual? ¡Nos convertimos en vigilantes, decimos lo que vemos! Sólo el claro reconocimiento del tiempo presente puede comprometernos en una conversión personal y comunitaria, que nos estimulará a un celo profético y a ser un misionero nuevo. Somos enviados como profetas en este mundo, un mundo amado por Dios pero que tiene grandes maneras alternativas que vivir.

Les deseo a todos un alegre 17 de febrero, en este 2009º, año de la Redención, mientras que preparamos nuestro 35º Capítulo general.

En Cristo y María Inmaculada

P. Wilhelm Steckling, OMI
Superior general

La sentencia sobre la Asignatura Educación para la ciudadanía

Pese a la sentencia, el Gobierno ha perdido gran parte de la batalla doctrinal que emprendió con EpC Las recomendaciones del fallo del Supremo podrían diluir aún más la agresividad laicista que contenía en sus inicios Educación para la Ciudadanía El Gobierno presume de haber ganado la guerra que inició con la imposición de Educación para la Ciudadanía (EpC).

Sin embargo, tras la sentencia del Tribunal Supremo (TS), se puede afirmar que Zapatero ha perdido una gran parte de la batalla doctrinal que emprendió en 2004 con EpC. De hecho, el fallo del TS contiene elementos que podrían ayudar a diluir aún más la agresividad laicista que contenía el proyecto original del Ejecutivo socialista, que ha rebajado considerablemente en estos cinco años las pretensiones iniciales de imponer a cal y canto su ideología.

No cabe ninguna duda de que la decisión del Supremo ‘salva’ a EpC de la objeción de los padres. Pero no es menos cierto que la sentencia no les niega su derecho a objetar ante los contenidos, sino que precisa que no hay motivo para objetar los decretos examinados. Es por eso que los magistrados dejan una vía abierta a los progenitores, al contemplar algunas recomendaciones sobre los contenidos de EpC, o sea sobre los libros, para impedir que contengan consideraciones morales que puedan ser objeto de polémica o que atenten contra los derechos de los padres. A nadie se le escapa que el hecho de incluir recomendaciones en el fallo viene a significar que el Supremo reconoce que se pueden vulnerar los derechos paternos.

No está claro aún cuál será el alcance de los criterios o recomendaciones del TS; por tanto, habrá que esperar al texto definitivo de la sentencia para ver las opciones de presentar recurso que tendrán los padres ante determinados contenidos. El punto de partida: laicismo puro y duro En cualquier caso, si comparamos el proyecto original con el que arrancó Educación para la Ciudadanía en 2004 con las posibilidades que sugiere la sentencia del Supremo, ante los contenidos de EpC, no está tan claro que el Ejecutivo de Zapatero haya obtenido una clara victoria en base a sus pretensiones iniciales. Para hacernos una idea de por dónde iban los tiros del PSOE en 2004, basta con echar un vistazo a los textos que elaboraban las dos instituciones de reconocido activismo laicista a las que se encargó la propuesta inicial, la Fundación CIVES, cuyo presidente es el socialista Victorino Mayoral, y la Cátedra de Laicidad y Libertades Públicas de la Universidad Carlos III de Madrid, cuyo rector era entonces el también socialista Gregorio Peces Barba.

La propuesta de estas dos instituciones contenía ‘perlas’ como éstas: – “La escuela pública es la única con legitimidad y con mecanismos de neutralidad y de garantías para aceptar el pluralismo moral, cultural y religioso que se deriva del hecho multicultural”. – La palabra ‘Dios’ carece de significación real, es una voz sin sentido que no afecta para nada a la vida de la mayoría de los ciudadanos en nuestra sociedad
Reciententr me han comentado que en uno de los textos de la asignatura de ciudadanía se estudiaba el tema de la demagogia y. Curiosamente se colocaba como pie de foto una imagen de RJoi
Diganme si nos tendenciosa dicha asignatura

Nuestros difuntos mes de Enero

3. P. Ignacio Escanciano Fernández – Madrid

5. P. Amores y Carbonell- Paris

6. Esc .Alfonso Castillo – D.Marina

7. Hno Gregorio Gómez -Las Arenas

11. P. LEO DECHATELLETS – Ottawa

11. P. Pedro Luis Baquera- Madrid

18. Hno Pedro Fraile – Roma

28. P. A. Labillardiere – Lyon

30. P. Galo Fernández – Luarca

CUMPLEAÑOS MES DE ENERO Y HONOMÁSTICAS

6. Gaspar Alonso Diez

18. Patricio Domínguez

20.Eutimio González Alvarez

20. Sebastián Madinabeitia

25. Pablo Fernández Fernández

29. Francisco Martín Rodríguez

30. Juan Manuel Alvarez