Reflexiones en torno a la union entre un latinoamericano y un español

Por mi profesion me veo a veces en una situacion determinada: es el caso de una pareja boliviana ella, español el, que deciden por un casual establecer la union de sus vidas, uniendolas en matrimonio.
La verdad que a simple vista la situacion aunque parece complicada no lo es en absoluto. Son dos culturas, es verdad, dos idiosincrasias, tambien pero en el fondo todos sentimos lo mismo: el deseo de integracion, el deseo de union de criterios, de voluntades, de proyectos en definitiva. Son hijos del mismo Dios, al cual cada uno desde una vision determinada de la vida ve con un determinado posicionamiento; pero tambien tienen mucho en comun con ese Dios en quien creen, el que esperan, al que aman. Si no fuera así no tendría sentido que decidieran unirse en matrimonio.
El p

Anuncios

Misioneros Oblatos de M.I.

M.I. son las siglas que nos definen como oblatos. De María Inmaculada. Nuestra Patrona es la Virgen Inmaculada. A ella debemos todos nuestros desvelos de misioneros, nuestras angustias y preocupaciones las vivimos junto a ella. Ella es la madre, es la patrona de nuestra congregación, es la Patrona de nuestra vida. En ella hemos puesto nuestra esperanza. Ella es la madre ,a consejera, la confidente. Nosotros estamos unidos a ella porque estamos unidos a su hijo Jesús, a su Hijo, el Hijo de Dios. Ella es la que nos entiende en momentos de debilidad, porque ella sabe de las debilidades de sus hijos. Ella es la que nos comprende cuando estamos tristes, porque ella conoció la soledad y la tristeza cuando vio como todos los amigos de su Hijo le dejaron solo.
Jesús, viendo a su Madre y al discípulo a quien amaba, que estaba allí, dijo a la Madre: mujer, he ahí a tu hijo (Jn 19, 26). Así, de un modo nuevo, ha legado su propia Madre al hombre: al hombre, a quien ha transmitido el Evangelio. La ha legado a todo hombre. La ha legado a la Iglesia en el día de su nacimiento histórico, el día de Pentecostés. Desde aquel día toda la Iglesia la tiene como Madre. Y todos los hombres la tienen como Madre. Entienden como dirigidas a cada uno las palabras pronunciadas desde la Cruz. Madre de todos los hombres. La maternidad espiritual no conoce límites. Se extiende en el tiempo y en el espacio. ¡Alcanza tantos corazones humanos! Alcanza a las naciones enteras