Comentario Domingo 2do T. Adviento

Este domingo, segundo del tiempo de Adviento, Benedicto XVI presidió el rezo del Ángelus ante los fieles y peregrinos llegados a la plaza de san Pedro en el Vaticano, desde la ventana de su despacho, en el Palacio Apostólico, el Papa exhortó a preparar en la propia vida la llegada del Emmanuel, “es importante que volvamos a entrar en nosotros mismos y que hagamos una constatación sincera sobre nuestra vida”, exhortó el Pontífice.

Este periodo del año litúrgico, dijo el Santo Padre, pone de relieve a las dos figuras que tuvieron un papel preeminente en la preparación de la venida histórica del Señor Jesús: la Virgen María y san Juan Bautista.

Respecto al último, subrayó el aspecto ascético del Precursor de Cristo que se contrapone a aquellos que “están en los palacios del rey” y que “visten con lujo”.

“El estilo de Juan Bautista –dijo el Papa- debería llamar a todos los cristianos a optar por la sobriedad como estilo de vida, especialmente en preparación de la fiesta de Navidad, en la que el Señor –como diría san Pablo– `de rico que era, se hizo pobre por ustedes, para que ustedes se hicieran ricos por medio de su pobreza`”.

Por lo que se refiere a la misión de Juan, “fue un llamamiento extraordinario a la conversión: su bautismo `está vinculado a un llamamiento ardiente a una nueva forma de pensar y actuar, está vinculado sobre todo al anuncio del juicio de Dios`, dijo Benedicto XVI citando su obra Jesús de Nazaret.

Asimismo, exhortó a seguir el ejemplo de la Virgen María y confió a su intercesión el camino y el encuentro hacia “el Señor que viene, mientras proseguimos nuestro itinerario de Adviento para preparar en nuestro corazón y en nuestra vida la venida del Emmanuel, el Dios-con-nosotros”.

“¡Preparen en el desierto el camino del Señor, tracen en la estepa un sendero para nuestro Dios!”, exclamó el Santo Padre.

A los peregrinos de habla española
En su saludo en español, el Papa dijo que en este segundo domingo de Adviento, la Palabra de Dios ilumina las actitudes espirituales necesarias para recibir la venida del Señor. “Llama a la conversión total que endereza el camino extraviado. Exhorta a creer en el designio de salvación de Dios e invita a comprometerse en la construcción de su Reino”.

“Que la Virgen Madre nos obtenga de su Hijo abundantes gracias en este santo tiempo y nos ayude a ser siempre fieles en estos propósitos de vida cristiana”, concluyó.+

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: