Padre nuestro

Sea este el grito de todos los pueblos , de todas las religiones, de todas las comunidades, de todos los hogares. Sea este el grito del anciano y del niño, del pobre y del rico, del indigente y del satisfecho, del que goza y del que sufre. Sea este el grito que nos hace sentirnos hijos amados de Dios y hermanos de todos. Sea este el grito del Espiritu Santo en nosotros porque apenas sabemos balbucear esta palabra sagrada: Padre Continuar leyendo “Padre nuestro”

Anuncios

He descubierto algo importante

Como hacer un menu personalizado. Para aprender a conocer mas el sistema de entrada de informacion de WordPress, y sobre todo la facilidad que tenemos de organizar dicha informacion a través de los menus personalizados. 

 

Reflexiones sobre la madre

Todos estos días fui pensando qué decir a mi madre, a aquella que me dio la vida y la que siempre está atenta con todos los detalles de mi vida cotidiana. Yo siempre pienso que todas las madres son tan iguales. Muchos de sus valores, de sus cualidades están casi clonados. Por eso aunque todos sabes que un día partirán al encuentro con Dios. Uno no quiere que ocurra eso, pero Dios nos dio esa dirección, uno vive para disfrutar de sus frutos y luego recibe la corona que enarbola su vida entrega a su fin.

Pero qué es una madre, qué nos da una madre y por qué nos aferramos a la madre. Primera realidad es muy clara. Ella es la portadora de nuestra vida, gracias a ella podemos disfrutar de toda la vida. Nos llevó en su vientre, nos paseamos en su seno. Nos dio de mamar y nos ha compartido su propia vida. Por eso es portadora de la vida. La generadora de ese gran don gratuito.

La Madre, desde el primer momento es capaz de orientar la misma vida, porque nos educa, nos instruye y nos guía. Es como un templo del saber, porque cada detalle de sus acciones siempre nos llevan recibir conocimientos de ella. Pero poco a poco ella se hace capaz de motivarnos ante nuevas realidades que nos viene, nos desafía para quebrar  nuestros miedos, nos provoca para tener nuestra propia mirada, y a la larga, sabernos defender con nuestros propios esfuerzos.

Es cierto, muchas de las cosas que tenemos en nuestra niñez, viene de ella, inclusive la fe, ella nos lleva a conocer a Dios, es como la que nos evangeliza. Quién no ha rezado con ella. Desde su sencillez y su comprensión nos hace conocer a Dios. Su ingenio le lleva a ser como la relatora de historias, de cuentos, de fábulas y de la esperanza cristiana. No es teóloga, pero su comprensión de Dios es tan exacto, conoce a Dios como padre comprensivo, tierno, cercano y protector.

Aunque es cierto para ninguna madre los hijos crecemos, pero aún en esta realidad, ella está dispuesta a darnos las herramientas para enfrentar la vida. Nadie puede negar que una madre tenga una actitud serena, atenta y sin prisas. Frente a los problemas sabe darnos esperanzas, frente a unas confusiones es capaz de tener una palabra sabia. La universidad de la vida le hizo capaz de entender los equilibrios y desequilibrios del mismo ser humano. Ella te hace entender que es necesario de discernir  y optar por aquello que realmente es correcto para ti.

El tiempo pasa y pasa la vida, pero una madre se adecua a su tiempo, es presa de su tiempo y reproduce la vida en su tiempo. Por eso los hijos no nos apartamos de la madre, la “mamitis” la vivimos aun en el silencio. Nos sabemos queridos y amados, y disfrutamos de ser hijos.

El consuelo de una madre es la fortaleza, que nos impide ser presa del dolor y engaño.  Su palabra es como hierro indeleble, no falla es ineludible, ella sabe y no lo duda.

Todos los hijos, en algún momento de nuestra vida, hemos fallado. Ella está ahí para comprenderte para animarte, para levantarte para darte ánimo, para decirte, “eso es así y lo vencerás”. Es como si ella hubiese pasado todos los problemas. 

Para una madre nadie es más y nadie es menos, pese a los errores. Para una madre todos somos iguales, todos somos sus hijos e hijas.

Ella sabe perdonar, sabe ser compasiva, sabe ser misericordiosa, sabe estar al ritmo de Dios. Ella es puro corazón, aunque que estemos un poco lejos de la perfección, sabe acogernos.

Por eso una madre tiene tanto valor, es el centro de nuestra vida. Sus lágrimas nos destrozan, sus dolores nos debilitan y su partida nos silencia. Por eso queremos tenerlas siempre, como una flor, como una musa que te inspira. Una madre es como Dios que te da su ternura gratuitamente.

Si tienes una madre hoy, disfruta de todos estos detalles, disfruta de ser un hijo bendecido por su amor, Goza de ella y nunca te rebeles a sus consejos. Camina por la senda que te ilumina. Un día reconocerás que mucho de lo que eres, élla te lo dio. Dichosos los hombres y mujeres que honran a su madre. Ellas se consagraron a ti.

Guillermo Siles Paz es misionero y comunicador socia

– See more at: http://erbol.com.bo/opinion/el_pulpito/pensando_en_ti_mama#sthash.tplAbEXP.dpuf

Feliz fiesta de S. Isidro Labrador

http://geocities.ws/octasweb/portada/portada

 

k4San Isidro Labrador nace en Madrid el 4 de abril de 1082, donde vive humildemente con su familia hasta que, ante la inminente invasión árabe, se traslada a Torrelaguna.

Allí se casa con Santa María de la Cabeza, en el 1109, y 10 años después regresa a Madrid para trabajar como criado para la familia Vargas, viviendo en la casa que ésta tenía para los mozos de labranza, junto a la parroquia de San Andrés. Allí nace su único hijo, Juan.

Labrador y carpintero de vida sencilla, marcada por una profunda fe y devoción a la Virgen, y espíritu caritativo. Todos los días, de madrugada, acudía a la iglesia de Santa María de la Concepción, hoy Catedral de la Almudena, y a la ermita de Santa María Magdalena, por la que tenía especial devoción. Por la tarde, repetía sus itinerarios marianos, lo que provocaba las críticas de algunos de sus compañeros, que le calumniaban por tener abandonado el trabajo.

Además de esta vida de oración y este fervor por la Virgen, se consagró a los pobres, con la ayuda de su mujer, que compartía con él su amor por los más necesitados.

Sus milagros, muy sencillos, se correspondían con su tipo de vida. Así, una vez hizo brotar un torrente de una roca, para dar agua a su amo sediento. Salvó con sus oraciones a su hijo Juan, que cayó a un pozo, del que fue salvado milagrosamente. Su patrón fue testigo de algunos de estos milagros, por lo que cuando San Isidro murió, el 30 de noviembre de 1172, a los 90 años, todos lo consideraban ya un santo.

 

Entrada de ejemplo

Praesent tincidunt, arcu vitae pellentesque facilisis, diam est luctus elit, rhoncus porttitor nunc lacus id quam. Morbi eu purus a velit pretium tempus. Maecenas sed adipiscing eros. Fusce arcu nibh, varius et turpis pellentesque, mollis tincidunt sapien. Suspendisse nibh dui, molestie in ultricies non, lacinia vel ipsum. Donec tincidunt sed mi eget feugiat. Nullam ac ante quis nisi laoreet pellentesque sit amet eget justo. Pellentesque ac mauris pharetra, eleifend quam nec, euismod arcu.
Continuar leyendo “Entrada de ejemplo”

Fiestas de Primeras comuniones

Praesent tincidunt, arcu vitae pellentesque facilisis, diam est luctus elit, rhoncus porttitor nunc lacus id quam. Morbi eu purus a velit pretium tempus. Maecenas sed adipiscing eros. Fusce arcu nibh, varius et turpis pellentesque, mollis tincidunt sapien. Suspendisse nibh dui, molestie in ultricies non, lacinia vel ipsum. Donec tincidunt sed mi eget feugiat. Nullam ac ante quis nisi laoreet pellentesque sit amet eget justo. Pellentesque ac mauris pharetra, eleifend quam nec, euismod arcu.

ImagenQuisque consequat posuere lorem, sed pulvinar ligula pretium vitae. Mauris semper, orci ut aliquam aliquam, mi quam pellentesque urna, varius scelerisque elit libero nec lacus. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Suspendisse non metus sed neque fermentum congue. Duis et enim convallis risus eleifend venenatis. Morbi lacinia aliquet tincidunt. Fusce facilisis, est in tincidunt venenatis, enim nisl molestie libero, sed suscipit massa leo non erat. Cras eu sollicitudin felis. Vestibulum ultrices non nisi non ultricies. Phasellus eu risus sit amet turpis imperdiet dapibus sed et purus.

Suspendisse congue massa non mollis pharetra. Praesent ullamcorper erat a nunc mattis volutpat. Nunc ac erat massa. Morbi vel risus lacus. Morbi sollicitudin aliquet nunc, nec dictum dolor posuere quis. Aenean pharetra, lorem sollicitudin vulputate malesuada, ligula arcu ullamcorper felis, nec facilisis metus est in dolor. Nam aliquam commodo mauris, ac euismod dui tempus pretium. Aliquam in eros vel enim aliquet fermentum vel sed ante. Integer ipsum odio, blandit vitae risus luctus, ornare semper nisl. Nam vestibulum elit eget nulla volutpat, ac aliquam orci congue. Etiam purus ante, rutrum eu metus non, malesuada viverra nunc.