Sea este el grito de todos los pueblos , de todas las religiones, de todas las comunidades, de todos los hogares. Sea este el grito del anciano y del niño, del pobre y del rico, del indigente y del satisfecho, del que goza y del que sufre. Sea este el grito que nos hace sentirnos hijos amados de Dios y hermanos de todos. Sea este el grito del Espiritu Santo en nosotros porque apenas sabemos balbucear esta palabra sagrada: Padre
<DIV class="cuadro" style="


Este es un cuadro

Este es un cuadro

Que estas en los cielos :

Mas allá de los cielo, en tu cielo, en otra dimension, más allá de la tierra y del cosmos, más allá del universo. Estás en lo escondido, en lo hermoso de cada corazón,, estas abrazando a toda la humanidad, a todo hombre y mujer y a toda la Creación. Estás en el cielo, donde existe el amor, allí donde todo es plenitud, silencio y Palabra, eternidad y paz de infinitud.

Santificado sea tu nombre :

Siempre has sido Santo, Padre santo, tu ser es santidad, tu persona claridad, eres misericordia , eres perfeccion, eres todo amor. ¿Como podré santificar tu nombre? ¿Cómo podrá alabar y bendecir tu nombre? Solo el amor y más amor se puede elevar a ti, como el vuelo de las aves que quieren alcanzar el cielo, mi amor quiere alcanzar tu corazón y así glorificarte. ¡Oh Dios!.

Venga a nosotros tu reino:

Allí donde tú nos hablas, en el abismo interior, a lo más profundo de nuestra profundidad, venga tu Reino. Reino de fraternidad, reino de paz, donde padres e hijos se abrazan, donde amigos y enemigos se perdonan, todos se hacen uno. Misterio de comunion, ¡Venga tu Reino!, A la Iglesia, a otros ambitos fuera de ella, ven a reinar donde el hombre y la mujer se hacen pobres, porque abren su corazón y se dejan amar por el amor con Mayuscula, con todo el amor. Reino de justicia, de solidaridad, reino de generosidad donde el pobre deja de ser pobre, y el rico se hace pobre para que Dios sea su riqueza. ¡Venga tu Reino! Venga ya. Donde el dolor y la tristeza, donde hay angustia y sufrimiento, venga el amor y la paz. La fe y la esperanza, venga a nosotros tu reino de bondad.

Hágase tu voluntad:

Que quieres de mi, que quieres de esta tierra, que quieres de nosotros . Que se haga tu voluntad. ¿Qué quieres que haga por tí? ¿Qué quieres que haga por mí? ¿Que quieres que haga por nosotros? toma mi vida para hacer tu voluntad. Siempre tu voluntad y no la mia, siempre tu deseo y no el mío, siempre tu interés y no el mío, siempre el amor para hacer tu voluntad.

Danos hoy nuestro pán de cada día:

Que no falte el pan en las casas, en cada hogar, en cada mesa, en toda la comunidad. El pan que sacia nuestro estomado, el pan que llena nuestro espíritu, el pan que nos alimenta, el trigo molido, la uva pisada, hechos pan y vino, cuerpo y sangre de Cristo. Y en el pan estaba l

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: