En comunidades apostólicas

Cumplimos nuestra mision en y por la comunidad a la que pertenecemos. Nuestras comunidades tienen, por tanto, carácter apostólico. La caridad fraterna debe sostener el celo de cada miembro, en conformidad con el testamento del Fundador: “Practicad entre vosotros la caridad, la caridad, la caridad, y fuera el celo por la salvación de las almas.”

A medida que va creciendo nuestra comunion de espíritu y de corazón, damos testimonio ante los hombre de que Jesús vive en medio de nosotros  y nos mantiene unidos para enviarnos a anunciar su Reino.

Unidos por la Obediencia y la caridad, todos, sacerdotes y hermanos, somos solidarios en nuestra vida y actividad misionera, aun cuando, dispersados para el servicio del Evangelio, no podamos disfrutar más que en breves intervalos de las ventajas de la vida común.

Cada comunidad , ya sea casa ya distrito, adopta el ritmo de vida t de oración que mejor responda a su fin  y apostolado. Establece, por tanto un proyecto comunitario, confiado a la vigilancia del superior, y organiza reuniones regulares para alabar al Señor, evaluar su actividad, renovarse y reforzar los lazos de la unidad.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: