Mario Borzaga omi

Justo antes de hacer su oblacion perpetua, en 1956, Mario expresaba en su diario el sueño de felicidad para su vida

 

Padre Mario Ghezzi, Pime, vicario delegato di Phnom Penh, nota a Fides: “E’ una buona notizia e speriamo che presto anche la seconda causa dei martiri laotiani, che include altri 15, fra missionari e laici locali, possa avere buon esito. La immensa gioia che questo evento suscita nella piccola Chiesa di Laos e Cambogia, riunite nella medesima Conferenza episcopale, la condivideremo concretamente nel mese di agosto, quando a Phomn Penh, per la prima volta, i giovani cattolici di Laos e Cambogia vivranno insieme la loro Giornata della gioventù”.

El P. Pellis omi, Postulador de la causa

 

Afirma: ” Borzaga, joven misionero es un modelo para muchisimos jóvenes, ” los escritos del p. Mario suscitan commocion y devoción en los laicos , en los jovenes y en las personas consagradas. Su figura fascina especialmente a los jovenes. Soy testigo de los testimonios de las gracias obtenidas por su intercesion. Su fama de santidad y de martirio aumenta de dia en día como mostrando in crescendo. el interés por su personalidad y su testimonio de fe. (P. Pellis, Postulador de la causa de beatificación del P. Borzaga.

**************************

Borzaga, infatti, giovane missionario, “è un modello per moltissimi giovani”, rimarca a Fides p. Angelo Pelis, OMI, Postulatore della causa di beatificazione di Borzaga e Thoj Xyooj. “Gli scritti di p.Mario Borzaga suscitano commozione e devozione nei laici, nei giovani e nelle persone consacrate. La sua figura affascina specialmente i giovani: sono migliaia i commenti e le testimonianze di grazie ottenute per sua intercessione. La sua fama di santità e di martirio aumenta di giorno in giorno, come mostrano le crescenti visite al sito web http://www.marioborzaga.it, creato nel 2004”. (PA) (Agenzia Fides 7/5/2015)

 

 

 

 

“He comprendido mi vocación : ser un hombre feliz, hasta en el esfuerzo por identificarme con Cristo crucificado. ¿Cuantos sufrimientos me quedan, Señor? solo tu lo sabes. Y yo , en cada instante de mi ida, digo  :” fiat voluntas tua”, ” que se haga tu voluntad”. Quisiera ser como la Eucaristía, un buen pan para ser comido por mis hermanos, su alimento divino. Por consiguiente tengo que pasar antes por la muerte en cruz. Primero el sacrificio, despues la alegría de darme a los hermanos del mundo entero.”

“Si yo me doy sin pasar antes a través del sacrificio, yo no daré a mis hermanos, habrientos de Dios, nada más que un pingajo humano, un residuo del infierno. Pero si acepto mi muerte en union con la de Jesús, será Jesús mismo lo que yo podré dar con mis manos a mis hermanos- Así pues no se trata tanto de renunciar a mi mismo, cuanto de de reforzar todo aquello que en mi es capaz de sufrir, de ser inmolado, de ser sacrificado en pro de las almas que Jesús me ha dado para amarlas” . P. Mario Borzaga OMI, Diario de un hombre feliz, 17 de noviembre de 1956.

 

Kiukatiam

Mario Borzaga est âgé de vingt-six ans lorsqu’il est envoyé dans son premier poste de mission. Kiukatiam était un village hmong, à quelque 80 km de Louang Prabang, au bord de la route qui va en direction de Xieng Khouang et du Viêt-nam et que l’on appelait alors route Astrid. Mario y succédait à un missionnaire oblat aguerri, qu’il apprécie beaucoup, le Père Yves Bertrais : les bases du christianisme avaient été solidement posées, il restait à bâtir et à développer la communauté. Aidé d’abord du Père René Charrier, o.m.i., Mario assuma la tâche de tout son cœur : il fit tout pour être à la hauteur, en suivant l’exemple des deux anciens. À partir de 1959, il fut seul en charge. Enseigner le catéchisme, initier à la prière, visiter les familles, accueillir les malades qui se pressaient journellement à la porte du petit dispensaire de la mission, c’est à cela que Mario consacrait son temps et ses forces. On lui confia aussi la formation des jeunes catéchistes hmong. Il se hâtait, comme quelqu’un qui sait déjà que la vie de l’apôtre est brève, et qu’elle doit être dépensée toute entière pour le Royaume de Dieu.

Mario cuando llega a su primer puesto de mision tiene 26 años.Kiukatiam era un pueblo gmon . Sucedía a un misionero aguerrido al que le había apreciado. Con el p. Bertrai las bases del cristianismo habían sido solidamente puestas,

Mario Borzaga es de veinte y seis años de edad cuando le envían en su primera estación de la misión. Kiukatiam Hmong era un pueblo, a unos 80 km de Luang Prabang, a lo largo de la carretera que va en la dirección de Kalispell y Vietnam, y luego llamó a la carretera Astrid. Mario tuvo éxito allí donde  misionero oblato que aprecia mucho, Padre Yves Bertrais: los fundamentos del cristianismo habían sido firmemente establecidos, se mantuvo a la construcción y desarrollo de la comunidad. Ayudado primera Padre René Charrier, o.m.i. Mario emprendió la tarea con todo su corazón, que hizo que todo siguiendo el ejemplo de los dos primeros. En 1959, sólo tenía a su cargo. Enseñar el catecismo, para iniciar la oración, visitando a las familias, dando la bienvenida pacientes que diariamente se agolpaba a la puerta del dispensario de la misión, esto es lo que Mario dedicó su tiempo y energía. 
También le dio la formación de jóvenes catequistas Hmong. Se apresuró, como alguien que ya conoce la vida del apóstol es breve, y se debe pasar por todo el Reino de Dios.



Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: