FORMACIÓN

JESUCRISTO es el centro de nuestra vida y de nuestro msion respecto a la formación primera y permanente. Estamos llamados a mejorar la calidad de nuestra formación. Ella ha de estar hondamente enraizada en Cristo, centrada en nuestro carisma y abierta a las necesidades de la comunidad y de la mision.

La formación tiende al crecimiento integral de la persona. Es tarea de toda la vida.Lleva a cada uno a aceptarse como es y a irse realizando según lo que está llamado a ser. Implica una conversion constante al Evangelio. Y nos mantiene siempre dispuestos a aprender y a modficar nuestras actitudes para responder a las nuevas exigencias .(Constitución 47)

La conversion en la formación requiere: 

  1. Una apertura a desarrollar casas interculturales y conjuntas de formación, que muestren nuestra común misión hoy.
  2. Que proproporcionemos una espiritualidad misionera más profunda a nuestros candidatos  y formadores. Los escolásticos deberían pasar al menos un año de experiencia pastoral fuera de su cultura durante su itinerario de formación
  3. Una formación de desarrollo humano integral para nuestros candidatos y formadores.
  4. Que la formación para el liderazgo incluya capacitaciones en finanzas, administración, animación y comunicación y JPIC
  5. Una buena calidad de formación y de los programas de preparación para los formadores a tiempo completo.
  6. El compartir de recursos entre las unidades , por medio del intercambio completo.
  7. Que las casas de formación funcionen con un equipo de formadores y no solo con uno, y que se racionalicen los escolásticados más pequeños para asegurar una formación adecuada.
  8. Un programa claro de formación permanente en cada Unidad. Que cada oblato se renueve constantemente en el conocimiento de las Escrituras para bien de la misión. Con tal fin, se invita a los oblatos a provechar los programas del “centro de Mazenod” de Aix para la renovación en el carisma oblato y la familia oblata.
  9. Que cada superior local revise su responsabilidad en lo que se refiere a la formación permanente en su comunidad.
  10. Que cada Unidad nombre un oblato con la responsabilidad de promover y programar la formación permanente , en estrecha colaboración con el gobierno central de la Congregación.
  11. El sarrollo de un programa de posnoviciado para hermanos oblatos en cada Unidad en la linea de la propuestas asumida por el 35 Capitulo General .
  12. Quer reconozcamos que nuestras Constituciones y Reglas y las Normas Generales para la Formación Oblata contienen modelos para nuestra formaicón oblata y que demos pasos audaces en usar creativa y sinceramente las oportunidades que estas nos ofrecen.

 

 

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: