NUESTRA MISION OBLATA

Jesucristo es el centro de nuestra vida y de nuestra misión para llevar la Buena Noticia a los pobres. Al hacer frente a los desafíos de hoy de nuestros distintos contextos, que incluyen la globalización, la secularización, la inculturación y las tecnologías de la información, estamos llamados a tomar parte en “cruzarFronteras” y ser “interculturales” en la comunidad apostólica oblata.

La conversion en nuestra mision requiere 

  1. Que los Oblatos cooperen con el nuevo gobierno central el cual desarrollará una animacion actualizada para la misión y para el discernimiento de nuevas estrategias misioneras y de los principales desafíos misioneros , junto a la Iglesia local, en diálogo con otros religiosos asociados oblatos y toda la gente de buena voluntad.
  2. Se llama a nuestros especialistas en misionología y nuestros institutos de Enseñánza superior a definir el modo de comprender los desafíos de la modernidad y secularidad, inculturacion y fundamentalismo religioso así como nuestro propio modo de dar testimonio del Reino de Dios en medio de estos desafíos.
  3. Que los oblatos sometan períodicamente su ministerio y discernimiento de la comunidad para su evaluación y revision. La evaluación del ministerio y el servicio de la mision deberian darse tambien en el nivel de la Provincia y de las unidades.
  4. Que reconozcamos hoy el rostro de Cristo en los rostros de los pobres en el contexto social de nuestras unidades , tales como migrantes, victimas del VIH/SIDA, personas indocumentadas, víctimas de las guerras y pueblos indígenas y que defendamos sus derechos y su dignidad.
  5. Que los oblatos estén abiertos al diálogo interconfesional e interreligioso y se impliquen en ello, especialmente en términos de trabajar positivamente con otras religiones por construir el Reino de Dios.
  6. Que las unidades y regiones continúen creciendo en compartir recursos, personal y finanzas a lo largo de la Congregación.
  7. Que los Oblatos de las Unidades y Regiones disciernan con sus superiores sus motivaciones para dejar “hogar” y “cruzar fronteras.
  8. Que reconozcamos que María es parte integral de nuestra experiencia misionera. Ella es nuestra Madre y nuestro modelo. La vemos en su vida cotidiana de Nazareth, en casa de Isabel, en Cana , a los pies de la cruz y en el cenáculo.

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: